Los beneficios terapéuticos de la Chía

 

Chía en la Tienda de Mi Mami

Se trata de una planta cuyas semillas contienen altísimas dosis de ácidos grasos omega-3 (esenciales para bajar los niveles de colesterol) además de vitamina A, B1, B2 y B3 y minerales como calcio, potasio y fósforo. Descubrí de qué forma consumirla y cómo incluirla en tu dieta diaria.

 

Los aztecas la consideraban tan valiosa que hasta la usaban como moneda. Es más, junto con el maíz y los porotos, la chía era su fuente alimenticia más poderosa. Fuente de proteínas, fibra, vitaminas, minerales y aceite grasos esenciales, la chía ofrecía salud y podía utilizarse en la preparación de diversos platos.

Sin embargo, con la llegada de los españoles a América, casi todo ese conocimiento se perdió. Las plantaciones de chía fueron destruidas y olvidadas. Se estima que su cultivo no prosperó en Europa por cuestiones climáticas. Hoy, en su lugar de origen, la especie está limitada a unas pocas hectáreas.

Pero debido a sus condiciones sobresalientes se ha comenzado a cultivar en diferentes países en forma regular. Su composición química y valor nutricional como fuente de ácidos grasos omega-3, antioxidantes y fibra dietética, le confiere un gran potencial para integrar los mercados alimenticios e industriales.

Qué es la chía

Su nombre científico es Salvia hispánica L. Es una especie anual que pertenece a la familia de la menta. Mide entre un metro y un metro y medio de altura; las semillas son ovales, suaves, brillantes y según su variedad, pueden ser de color blanco o negro grisáceo. Una porción de 100 g de semillas de chía aporta ácidos grasos omega-3, vitaminas A, B1, B2 y B3; antioxidantes, minerales como calcio, potasio, fósforo, cobre, hierro, sodio y zinc; y una alta dosis de fibra dietaria.

Junto con el lino, son las mayores fuentes vegetales de ácidos grasos omega-3 alfa linolénico, conocidas hasta la fecha. ¿Un dato importante que no muchas personas saben? Puede almacenarse por años sin necesidad de empaque ni condiciones especiales.

Sus cualidades terapeúticas

  • Las semillas de chía aportan los siguientes efectos: antioxidante, antiagregante plaquetario, antiinflamatorio, antimutagénico, anticarcinogénetico, antiviral, laxante, hipotensor, hipocolesterolemiante, hipoglucemiante, inmunoestimulante, tónico cardíaco y nervioso, y alimento mineralizante, vitamínico y proteico.
  • El consumo de chía resulta útil en casos de celiaquía, depresión, estrés, diabetes, obesidad, problemas gastrointestinales, artritis, asma, afecciones cardiovasculares y pulmonares, anemias y debilidad inmunológica.

 

Si deseas comprar haz clic aquí COMPRAR